Imbricaciones de línea, superposición de planchas acrílicas suspendidas con lecturas lineales circulares. Círculos que giran hacia la deracha o izquierda hasta formar un ángulo de noventa grados, causando una implosión, dando así paso a un nuevo orden lineal que es la liberación de la línea.

Lecturas lineales contenidas en círculos y orbitas, son los elementos que componen esta obra. El círculo como punto focal determina el eje, donde se sostienen las órbitas, pero que de manera independiente estos elementos se expanden y se comprimen alternando entre sí, generando un campo de energía.

Estructuras metálicas circulares con proyecciones de sombras que generan un lenguaje visual dinámico, con composiciones que se multiplican y materializan en sombra y objeto. La magnitud espacial, la tridimensionalidad y estas sombras reflejadas en el suelo dan como resultado diferentes lecturas que nos muestran las cualidades de una obra cambiante. Líneas que se duplican y disfuminan por la supresión de la luz, y a su vez las sombras nítidas con forma y contorno proyectadas en sentido radial, ocupan un espacio que complementa la obra entre lo físico y lo virtual.

Imbricaciones de línea, superposición de planchas acrílicas retroiluminadas con lecturas lineales circulares. Círculos que giran hacia la deracha o izquierda hasta formar un ángulo de noventa grados, causando una implosión, dando así paso a un nuevo orden lineal que es la liberación de la línea.

La propuesta de Liliana Iturriaga es indagar en la revaloración del geometrismo en Latinoamérica, poniendo énfasis en las formas libres y abiertas. También se atreve a incorporar el gesto y la acción corporal del movimiento, de esta manera, la sinuosidad se convierte en una posibilidad de expresión a través de sutiles y delicadas oscilaciones, admitiendo expresiones audaces, a veces vacilantes, sorpresivas o indecisas, logrando de esta manera composiciones activas de considerable impacto visual, y de evidente cercanía con el cinetismo.